jueves, 23 de octubre de 2014

Entrevista: Conociendo a Ana Fernández-Vega



"Emocionar al público es la razón de ser 
de un concierto"


En el Teatro Real de Madrid


La directora de coro Ana Fernández-Vega nos recibe en su casa de Madrid en pleno corazón de la ciudad, cerca de la Iglesia de San Ginés, uno de los lugares donde además ha presentado uno de sus últimos conciertos. 

Es una casa tranquila y silenciosa a pesar de tener muy cerca todo el bullicio del centro. La música está presente en cada habitación de esta casa: un piano en el salón, un clave en la sala de estudio, estanterías llenas de partituras y discos. Un balcón con flores ilumina la estancia donde realizamos la sesión fotográfica, es allí donde nos habla de su trayectoria profesional.


Ana es segoviana y su formación se ha completado en Finlandia y Hungría. Desde hace siete años es directora del Coro de Cámara de Madrid con el que no para de recibir reconocimiento y galardones.

Ana en el balcón de su casa de Madrid

- ¿Cuándo supiste que querías dedicarte a la música?  ¿Qué te llamaba la atención de la Dirección Coral?

Tardé en darme cuenta de que quería dedicarme a la música en exclusiva. Al estudiar piano desde tan pequeña, la música estaba totalmente integrada en mi vida pero, creo que fue al empezar la universidad cuando vi claro dónde estaba mi sitio. Durante una semana asistí a las clases de la Facultad de Psicología y para la siguiente ya había decidido que tenía que matricularme en las asignaturas de Contrapunto y Armonía para acabar mis estudios de Piano.
A la Dirección de coro llegué cuando comencé a interesarme por el canto y la voz mientras estudiaba Pedagogía Musical. Surgió la oportunidad de dirigir un coro y decidí comenzar los estudios Superiores de Dirección de Coro y Orquesta.






-¿Te has formado en Madrid y en Helsinki, qué tal fue tu experiencia en el extranjero?

Fue importantísima para mi formación, al igual que los cursos de especialización que realicé posteriormente en Hungría. El nivel del alumnado y del profesorado, los medios y oportunidades profesionales que encontré en Helsinki, después en Hungría, fueron increíbles lo que cualquier músico sueña tener. Creo que esos años de formación determinaron qué tipo de músico soy hoy.



- Llevas siete años dirigiendo el Coro de Cámara de Madrid, ¿cómo has dirigido su trayectoria en casi una década?

Desde un primer momento consideré que lo más importante era pensar qué tipo de repertorio era el idóneo para el grupo que tenía, y no tanto mis intereses personales. Fue ese el momento cuando empezamos a centrar nuestro trabajo en la música del renacimiento fundamentalmente. Además comencé a seleccionar las voces de los nuevos cantantes teniendo dicho estilo en consideración, por lo que el grupo actual ha conseguido un sonido de gran calidad, homogéneo y empastado, y una personalidad que le diferencia.
 

Primer premio del Concurso Nacional de Coros celebrado en San Vicente de la Barquera (2013)



- ¿Cómo es la dirección de un coro, que por su composición siempre está formado por personas con caracteres muy diferentes?

Las diferencias están siempre en cualquier grupo humano ya sea orquesta o coro, grande o pequeño, profesional o no. Yo creo que la clave por la que hemos tenido éxito ha sido la seriedad con la que se ha acometido el trabajo: se han dejado todas esas diferencias de lado, confiando en mi criterio y, por eso el coro se ha centrado en ser su mejor versión posible en cada pieza, en cada ensayo y en cada concierto.



Concierto del Coro de Cámara de Madrid


- ¿Cómo te preparas para cada concierto? ¿Hay nervios?

Antes de cada concierto siempre repaso los sitios donde sé que puede haber dificultades; hago un repaso mental de las piezas; los tempi de comienzos y los finales. La verdad es que no me pongo nerviosa, los nervios sí los sufría como instrumentista, así que esa debe ser otra razón por la que me dedico a la dirección.


- Al finalizar los conciertos hemos visto que mucha gente del público se acerca a felicitaros, ¿qué impresiones os transmiten?

Esa gente suele venir muy emocionada por lo que ha escuchado, muy feliz y agradecida. Normalmente te felicitan y te dan las gracias, alaban al grupo y a veces comentan alguna pieza que les ha dejado especialmente impresionados o sorprendidos. Es una gran satisfacción escucharles, emocionar al público es la razón de ser de un concierto.




En El Café del Real en Madrid


- ¿Qué compositores recomendarías a una persona que quiera iniciarse en la música clásica?

Esta pregunta es realmente difícil de contestar. Al estar tan sumergida en el mundo musical desde mi infancia, me cuesta mucho ponerme en el papel de un lego. Además, el campo es vastísimo. Como primeras óperas recomendaría El  Barbero de Sevilla de Rossini o Carmen de Bizet.  Hay obras de escucha inexcusable, el Requiem de Mozart, la Novena de Beethoven, cualquier cantata de Bach... 


 
- Eres también profesora en el conservatorio Profesional Joaquin Turina. ¿cuáles son tus “armas” para enganchar a la música a alumnos tan jóvenes?

La música es muy atractiva, a todo el mundo le gusta la música así que se trata de irles desvelando los secretos de cómo está hecha, con qué elementos, etc. y de ir jugando con ellos según los aprenden a través del canto, el movimiento, la improvisación, la creación...





- ¿Qué proyectos musicales tienes a medio plazo?

Estoy muy ilusionada trabajando por sacar adelante un nuevo coro profesional dedicado a la música antigua y también un cuarteto vocal, ya que echo de menos cantar. 


- ¿Estás preparando la publicación de varios libros sobre la enseñanza del lenguaje musical, a quién van dirigidos y qué enfoque quieres dar?

Estoy creando unos materiales para mis alumnos destinados a le lectura musical, donde mi preocupación principal es una buena secuenciación de contenidos que haga fácil su aprendizaje, manteniendo al mismo tiempo un alto nivel musical. Además, pretendo que sean libros ilustrados y cuidados estéticamente, lo que no es habitual en estos materiales didácticos.


- A la hora de vestir, ¿qué estilo eliges para cada presentación?

Como director tienes que buscar ropa cómoda, ya que te tienes que mover y, después, como mujer, pensar en dónde es el concierto, no es lo mismo un teatro, que un auditorio o una iglesia. En general busco sobriedad y elegancia en tonos no llamativos pero que destaquen sobre el negro que viste el coro.


- ¿Cuáles son tus complementos preferidos?

Desde luego los pendientes, apenas uso nada más, algún prendedor para el pelo y algún anillo aunque los suelo perder porque me los quito para tocar.









- ¿Qué encuentras de especial en las piezas de Alba Berrocal para llevarlas?

Se nota en ellas lo artesanal, que han salido de manos de alguien que las ha pensado, cuidado y creado con gran cariño. 
Son piezas únicas.



En el Café del Real



Dónde puedes seguir a Ana Fernández-Vega




Piezas de Alba Berrocal
 

Pendientes de lágrima blancos

Pendientes dorados 

Pendientes de espirales

Anillo de aguas verde

Anillo de espirales

Broches de libélulas

Broche de hojas verdes



Publicar un comentario